Venezuela Necesita Cambiar de Rumbo

Documento suscrito por diferentes economistas del país sobre la situación económica actual.Nada que no se haya dicho antes. El documento establece "El nuevo rumbo debería estar orientado al crecimiento económico sostenido, con baja inflación, diversificación productiva y protección del medio ambiente...", el asunto está en que nada de esto se puede lograr si las instituciones no funcionan, es decir, cumplimiento de la norma por un lado y derechos de propiedad bien definidos, por sólo mencionar dos requisitos fundamentales para que el cambio de rumbo se pueda dar. Establecer ambas condiciones no es tan sencillo como decirlo, gobierno actual aparte, nuestro país ha desarrollado una profundo dejo por las instituciones de todo tipo.Siendo así, el rollo en el que estamos metidos es más grave de lo que cualquier pueda imaginar.Lamentablemente se ha dado un cambio en la conformación de los grupos que toman las deciciones, generando entonces, un cambio de actores en la captura de rentas, pero el problema sigue estando allí.Es una competencia de grupos de presión, sin las ganancias de bienestar que eso supondría, menuda diferencia.

2 comentarios:

Reinaldo Gabriel Pinto dijo...

Dos puntos muy importantes que menciona como lo son el cumplimiento de las normas y respeto a la propiedad, pueden ser mas dependientes uno del otro, de lo que tal ves nos podamos percatar. El malestar generado en nuestra sociedad por la dualidad de los derechos subjetivos como los entiende nuestro derecho civil latinoamericano, afecta el reconocimiento que, como parte de la sociedad un individuo pueda tener sobre sus derechos y por ende sobre sus deberes. Analizar, estudiar, entender y ejercer por separado los derechos personales de los derechos reales, hace que el individuo no se sienta propietario de sus derechos, y análogamente me atrevería a especular que estos subestimen además sus deberes. El cambio de los agentes tomadores de dediciones y el empeoramiento de la situación institucional son solo pruebas de los problemas elección publica, y mientras no se establezcan las reformas liberales necesarias para el fortalecimiento de las instituciones, empezando por el libre mercado y la competencia, no importa quienes ostenten las instancias de poder simplemente no habrá mejoras. Si en última instancia son los burócratas quienes socavan las instituciones y el crecimiento del estado implica la perdida de autonomía institucional y su progresiva destrucción, el cambio de rumbo pasa por establecer verdaderos limites al estado y respetar las libertades individuales.

rosana dijo...

Mi opinión profesional al respecto es la de validar la exposición de los colegas,en especial de los profesores Malave Mata,Garcia Larralde y Hector Silva Michelena,por la autoridad moral que poseen.No obstante,me permito muy respetuosamente hacerles algunas criticas constructivas que forman parte de aspectos en los que disiento, conforme a la experiencia que lamentablemente a muchos académicos les falta.
1- Hacer diagnósticos ciertamente reales es fácil,sobre todo cuando comprenden una serie de deducciones simples en el ámbito macroeconómico propias de nuestro acervo intelectual como economistas,eso siempre ha sido sencillo,no hay nada nuevo en estos postulados teóricos,las consecuencias de la apreciación del tipo de cambio,expansión del gasto público y financiamiento monetario de éste, espiral de inflación -devaluación con caída en la oferta de bienes y servicios, es algo sistemático en la economía venezolana, con la diferencia que ésta vez se acentúa un contenido ideológico cuyas manifestaciones prácticas de expropiaciones y confiscaciones,generan desconfianza y baja o ninguna credibilidad institucional,profundizándose la concentración de los poderes públicos,en menoscabo de la democracia participativa.
No creo que la solución sea fácil, y mucho menos rápida como lo plantean los colegas porque la administración financiera del Estado ha estado signada antes y ahora por una profunda y entramada complicidad de intereses particulares entre sector público y privado que profundizan estos males estructurales y por ende la pobreza en nuestro País.
Sres,no es solo el gobierno, ni los allegados, son muchos mas,teorizar nos puede llevar el resto de la vida,la realidad es mas compleja que eso,hay que separar cada aspecto y estudiarlo con soluciones muy prácticas y específicas que pasan por la revisión de los entes contralores y las instituciones del poder judicial.Lamentablemente, los discursos y diagnósticos resultan profundamente insuficientes frente a la realidad.A los economistas parece costarles mucho aportar ideas con respecto al como, y nos centramos en el porque, estos caminos en medio de una coyuntura como la nuestra son un compendio de buenas intenciones.