Delincuencia, política, economía y sociedad

Artículo de Ángel García Banchs en El Universal de hoy lunes

1 comentarios:

Rafaga dijo...

Que irrelevantes se ven las políticas del estado en cuestión de seguridad cuando una persona que realmente conoce sobre el tema nos habla de las verdaderas causas de la violencia que agobia actualmente a nuestro país. Por ejemplo está la recién aprobada ley de videojuegos y juguetes bélicos, la cual me hace reflexionar un poco y decir ¿en qué están pensando en la asamblea nacional cuando deciden legislar?, ¿es que acaso no pueden hacer uso de los recursos del estado en algo bueno (para variar) e investigar seriamente las causas que desatan la violencia en nuestro país? Este es un claro ejemplo de cuando salen a relucir las influencias hippies izquierdistas de quienes nos gobiernan y toman decisiones de forma visceral y no de manera racional (cosa que caracteriza totalmente a este gobierno en todos sus poderes).
No porque le regales a tu hijo una pistolita de balines a los 10 años lo estas convirtiendo en un potencial asesino en serie. Estoy de acuerdo en que los niños no deben ser expuestos a ciertos juegos de video por el realismo y la violencia que estos representan; sin embargo en los países donde fabrican y se utilizan más estos juegos, ya se han adelantado en crear un sistema de clasificación para los juegos que viene señalado en el empaque de los mismos, de manera que no caigan en manos indebidas. El problema en nuestro país es que debido a la incapacidad de las autoridades de hacer cumplir la ley de manera de evitar que le sean vendidos estos juegos a menores, entonces toman una medida salomónica, y entonces quienes "importen, fabriquen, vendan, alquilen o distribuyan estos videojuegos o juguetes serán sancionados".
Desafortunadamente la incompetencia de las autoridades hace que vivamos en un país en el que pagan justos por pecadores: como no puedo sancionar a los conductores imprudentes entonces inundo las calles de policías acostados o prohíbo la venta de licor en días feriados y en horas nocturnas, por poner un ejemplo...
¿Hasta qué punto tienen derecho nuestros gobernantes de privarnos de nuestras libertades individuales en pro de lograr lo que ellos consideran una "mejor sociedad"? o más importante todavía ¿por que mis libertades deben ser atenuadas por la mediocridad de quienes ejercen la autoridad?