Culpen a los economistas, no a la economía

Dani Rodrik, escribe al respecto. Están de acuerdo con él?

3 comentarios:

MANUEL ANGEL ARRIAS dijo...

los economistas muchas veces transmitieron sus propias preferencias sociales y políticas. En lugar de ser analistas, fueron ideólogos, y favorecieron un conjunto de acuerdos sociales sobre otros......

Aquí puede estar la respuesta...

Quizas el problema sea limitarse a un "modelo" cuando sabemos que estos explican circunstancias específicas.

Las sociedades avanzan y los modelos deben adaptarse a estos cambios.

Domingo Sifontes dijo...

El asunto es que siempre será ideológico y con esto no defiendo la posición dominante en economía.Lo digo porque a fin de cuentas en cualquier disciplina las ideas están presentes y unas intentarán imponerse sobre las otras, independientemente que sea en favor del Estado o el mercado en este caso.Por eso es Rodrik dice lo que dice, una cosa es la teoría económica y otra cosa es lo que hacen los econmistas, algo así como el famoso problema de los "ismos".Cómo analizar sin favorecer a determinada idea? es complicado.Tu puedes decir lo que ves sin problema(sin ideología digamos), pero si te toca decidir y tomar una decisión para solucionar el problema que ves,allí es donde entra en juego lo que tu planteas Manuel.
Rspecto a los modelos, creo que hay razones suficientes para pensar que estos se han ido adaptando a lo largo del tiempo, sólo que no podemos esperar que se adapten rapidamente y tal cual es la realidad sino dejarían de ser modelos.
Gracias por tu comentario.

Joseitox dijo...

Creo que no es justo hacer leña del arbol caído. ¿Y si lo vemos de otra forma?, según la teoría siempre son buenos los pesos y los contrapesos.

En este caso podriamos evaluar si habían experiencias de regulación exitosas, pues esta idea de liberalización no llegó a ser dominante por la voluntad de algunos sino por los resultados que arrojaba, es decir, no existía contrapeso para la teoría "neoliberal", hay q recordar que luego de la caída del socialismo la mayoría de los países trataron de imitar los modelos que mejor resultado estaban dando, entre ellos estos basados en la autoregulación de los mercados.


En resumen el debate entre regulación y liberalización era poco, entre otras razones, porque las circunstancias así lo permitia